comprar colchon

Comprar colchon

La gran oferta de colchones existente en el mercado ocasiona a veces un efecto de saturación en los consumidores. Ante tal variedad, puede ser difícil decidirse. Los colchones pueden ser materiales muy diferentes, distintos grados de firmeza, precios muy dispares, etc.

Caracteres personales

En un análisis de los factores que hay que tener en cuenta para la elección del colchón, lo primero es evaluar las características personales. ¿En qué posición duermes? No es igual dormir de una forma que de otra, a la hora de tener en cuenta los caracteres del colchón que vas a adquirir. Si tienes la costumbre de dormir boca arriba, apoyado sobre tu espalda, lo ideal es un colchón duro y firme. Si, por el contrario, sueles dormir de lado, es muy positivo que tu hombro se hunda en un colchón menos firme, con el fin de encontrar la posición más cómoda y saludable.

El peso también incide claramente en la elección. Si tienes mucho peso, un colchón blando va a provocar que te hundas demasiado, por lo que necesitas un colchón firme. En cambio, si tu peso es ligero un colchón flexible permitirá que tu peso se reparta por la superficie del mismo de una forma homogénea.

También tu forma estática o dinámica de dormir influirá a la hora de seleccionar el colchón a adquirir. Si durante el sueño tienes a moverte mucho, un colchón firme te permitirá realizar los giros cómodamente. Si eligieras un colchón blando, al girar te hundirás y no será cómodo.

La temperatura también influye en la compra del colchón. Los colchones que tienen muelles aportan una mejor ventilación, son más frescos. Ideales para lugares cálidos o si tienes propensión a sudar mucho durante el sueño. Al contrario, para lugares fríos los colchones de látex y de espuma acumulan mucho mejor el calor.

A la hora de comprar colchon

Algunas pautas te ayudarán a elegir el colchón más apropiado:

- Cuando estés en la tienda o el establecimiento, no lleves prisa. Se trata de que pruebes con tiempo suficiente el colchón que vas a adquirir, hasta que estés plenamente convencido. No es suficiente con que lo toques y te sientes. No debes tener vergüenza en tumbarte y probar tus posturas preferidas para el sueño. El producto que adquieras debe adaptarse en su totalidad a tus preferencias y necesidades.

- Un buen truco es tumbarte de espaldas y pasar una mano entre el colchón y tu espalda. En el caso de que haya demasiado espacio es porque el colchón no tiene la flexibilidad suficiente de adaptarse a tus características. Sin embargo, si tu mano en esta operación no puede pasar, es porque el colchón es muy blando y tu cuerpo está demasiado hundido.

- Si duermes con otra persona puedes optar por dos colchones unidos, con características diferentes.

 

Si buscas comprar colchon, confía en telakasa.com!!